• 639 64 90 91
  • susanajimenez.trabajo@gmail.com

Servicios

Terapia individual

La terapia individual para adultos, adolescentes y niños constituye la base de mis servicios.

Sello Colegio Psicólogos de Madrid Colegiada M-31348 para terapia individual

Enfoque teórico de mi terapia individual

El enfoque teórico que practico en mis sesiones de terapia individual es el psicodinámico. En esta orientación, el paciente se configura como el protagonista de su propio cambio, sin imposiciones, desde su propia creatividad y capacidad para dar respuestas a los diferentes problemas que puede afrontar en la vida.

El planteamiento psicodinámico en la terapia se basa en un encuadre de psicoterapia psicoanalítica. Pero va más allá, pues pretende una mayor focalización en puntos concretos para lograr una mayor brevedad en el tratamiento y mejores resultados.

Otros aspectos importantes del enfoque psicodinámico

Es asimismo relevante en este enfoque, la importancia de la experiencia individual de cada persona. Esto es así porque la misma experiencia es vivida de manera diferente por cada individuo. Incluso, puede ser valorada de manera distinta por un mismo sujeto, dependiendo del momento vital en el que se encuentre. De ahí el concepto de dinámico o dinamismo. El ser humano interactúa con el medio y va intentando adaptarse desde niño, conformándose distintas etapas evolutivas, cada una con sus especiales características.

En ese proceso juegan papel relevante las relaciones con nuestros padres, hermanos y otros familiares cercanos con los que hemos compartido tiempo en nuestras vidas. También otras personas externas a la familia que han constituido un referente especial para nosotros. El enfoque psicodinámico pretende centrarse en cuestiones destacadas del estado actual del paciente, sin embargo el elemento histórico de la persona posee también una importancia destacada.

No hay que perder de vista en cualquier caso aquellos aspectos de la conducta que nos pasan inadvertidos, aquellos de los que no nos damos cuenta pero están ahí. Nuestros actos los realizamos por una razón y con un objetivo, aunque estos nos pasen desapercibidos o no tengamos conocimiento de ellos. Otras metodologías tratan estos componentes de una forma más secundaria, y es por tanto lo que las diferencia del enfoque psicodinámico.

La necesaria consecuencia de esta visión nos lleva a adentrarnos en el mundo interior de la persona y explorarlo junto con el paciente, pues es el sostén de la conducta manifiesta y, en cierto modo, lo que le da sentido.