• 639 64 90 91
  • susanajimenez.trabajo@gmail.com

Archivos mensuales: abril 2017

Garra gris se aferra como la Angustia

Angustia, la otra cara de la ansiedad y el conflicto

Hay que atreverse y aprender a escuchar nuestra ansiedad. Aunque en ocasiones da la cara, en forma de angustia. Y se hace inevitable tener que escucharla.

ANGUSTIA, LA CARA OCULTA

Como la canción de aquel grupo Mecano que decía: “la cara vista es un anuncio de Signal, la cara oculta es la resulta ….”. Así salimos a la calle, con la cara vista. Procurando dar la sensación de que todo esta bien en nuestras vidas. Con una cara que muestra lo menos auténtico de nosotros mismos aunque sí lo más normativo, lo mas adaptado. Incluso me atrevería decir lo extraordinariamente sobre adaptado, que desgraciadamente es la señal de una confusión interior. Pero esa es otra cara oculta y esa es otra historia.

CONFLICTO Y ANGUSTIA

Y la cara oculta es la resulta de muchas situaciones de conflictos. Conflictos de los que en ultima instancia ni siquiera somos conscientes. Conscientes de la importancia vital que para nosotros supone.

Y por ello, esa cara oculta va cobrando cada vez más espacio, espacio psíquico se entiende. Pero precisamente porque no siempre somos conscientes de esos conflictos, también se nos oculta a nosotros. Parece que se nos ha olvidado. Pero aunque parezca extraño, difícilmente olvidamos “se me olvidó que te olvidé” como aquella otra canción decía. Más bien la relegamos al olvido, y allí la represamos. Y allí espera, paciente e impaciente en ocasiones para volver a aparecérsenos en el momento menos esperado.

Pero no los afectos. Los afectos son verdaderos, una de nuestras partes, sino quizás la única, más autentica. Y de ellos quizás como decía el psiquiatra, la angustia es el más verdadero. La angustia es el único afecto que no nos abandona y que no olvida.

Y porque no olvida, puede empezar a aparecer en múltiples formas, en insomnio, en dolores, en vértigos, en síntomas. Y puede invadirnos en múltiples áreas de nuestra vida, en el trabajo, en los estudios, con los amigos, con la pareja. Invade sucesivamente cada uno de los espacios en los que nos movemos. Y de una forma sincrónica puede ir invadiendo de forma extensiva e intensiva nuestra vida.

PEDIR AYUDA

Cuanto menos queremos oírla, más presente se hace. Porque nosotros podemos. Porque a nosotros se nos exige. Ser el mejor, el más fuerte, el numero uno. Como mostrar esa cara oculta que parece que nos invade y nos devora? Como hacerlo sin dejar de mostrarnos invulnerables?

Pues pidiendo ayuda. Porque pedir ayuda no es de débiles. Hay que ser muy fuerte para mostrar esa cara oculta sin derrumbarnos. Hay que ser muy fuerte para reconocer que tenemos problemas y conflictos que no sabemos resolver. Porque no hay que ser omnipotentes. Solo necesitamos entender qué somos. Y pedir ayuda nos aproxima a ese objetivo. A no tener que mantener dos caras. A ser solo uno. Nosotros mismos