• 639 64 90 91
  • susanajimenez.trabajo@gmail.com

EL ESTIGMA DE LA ENFERMEDAD MENTAL

EL ESTIGMA DE LA ENFERMEDAD MENTAL

La enfermedad mental tiene un estigma si cabe mas grave. En el caso de los enfermos mentales, no solo tienen todos los rechazos que se manifiestan por su condición de enfermos. También “gozan” de otros que le son propios.

La enfermedad mental en ocasiones conlleva asociada un plus de peligrosidad, de hablar un lenguaje que no comprendemos, de la ruptura de la posible ilusión de la continuidad que nos da la palabra. Y la peligrosidad una vez rota la comunicación y comprension pueda desencadenar una conducta agresiva e incluso lesiva para el o para el otro. Este plus de peligrosidad es cierto, es real. Pero no por eso no abordable, no por eso no tratable.

Este aspecto, los ataques agudos, corresponde a los profesionales tratarlo. Esos momentos puntuales necesitan una atención especializada. Pero la enfermedad mental no solo son estos momentos. Los momentos de urgencias son los mínimos. En muchas ocasiones, la enfermedad se hace crónica y en este punto del camino, la actitud hacia la enfermedad mental es crucial.

LA ACTITUD HACIA LA ENFERMEDAD MENTAL

Como afrontamos la enfermedad o como debemos hacerlo? Acaso existe un manual de las buenas costumbres que nos informe de ello? Evidentemente no. Se trata de una decisión personalizada, que responda a nuestras necesidades e inquietudes. Una decisión que atañe a todos, al enfermo y a todos los demás. Cuando hablamos de enfermo, se trata de una decisión en la que el silencio sea eso, una decisión y no una obligación. En la que el silencio sea activo, y no pasivo como consecuencia de la ignorancia o el miedo.

Cuando se trata de todos los demás, también hablamos de una decisión. Una decisión que nos permita liberarnos de miedos atávicos para poder ver que la enfermedad es un estado del sujeto, y que no lo define. Aunque la forma en que enfrentemos a nuestra enfermedad o la de los seres queridos, o incluso la actitud social que mantengamos frente a ella si nos defina.

UNA MENTE MARAVILLOSA

¿Has visto la película “Una mente maravillosa”?. Que hubiese ocurrido si, por ejemplo Alicia, la mujer del matemático Nash, le hubiese abandonado cuando se le declaró el primer brote de su enfermedad esquizofrenia paranoide? Que hubiéramos perdido todos los demás? Su contribución al mundo de las matemáticas y la economía, su teorema de Nash Moser y su trabajo sobre el equilibrio de la teoría de juegos no cooperativos, fue tan relevante que mereció el respeto y el reconocimiento de un premio Nobel. Pero no solo fue la actitud de su mujer, su amor, sino la comprensión y el respeto que sus colegas universitarios le brindaron. Todo esto permitió que pese a sus alucinaciones, Nash pudiese dar rienda suelta a su pasión por los números y pudiera trabajar. Trabajar y ser útil y provechoso a la comunidad que le acogió y que le contemplo como el ser humano único que era. Esta en nuestra mano, en la de todos, tener la capacidad de poder apreciar las mentes maravillosas.

Susana Jimenez

3 pensamientos en “EL ESTIGMA DE LA ENFERMEDAD MENTAL

Pedro BustosEscrito en  1:08 pm - Jun 12, 2017

El estigma de la enfermedad mental….los legos en psicología a menudo añadimos una carga más al sujeto “preso” de una enfermedad mental: le catalogamos enfermo, como apestado, le excluimos por miedo, por egoísmo para no procurarle las atenciones necesarias. Y ello sin parar a observar las virtudes o capacidades del supuesto enfermo que nos perdemos. El ejemplo de la película es paradigmático.
Suscribo su opinión, Dra. Jiménez

AneogshoromoEscrito en  7:14 am - Ago 26, 2017

By dealing together, both of you can address problems of self-esteem and mutual trust. He is content, along with the complete opposite of our thoughts later years has in store for us.

    Susana JimenezEscrito en  6:01 pm - Oct 9, 2017

    Sorry for the delay in answering. I agree with you, it should be a personal decisión but also a social attitude. Let´s work together, we always have the opportunity to the action. Kind regards Susana

Deja un comentario